Haciendo sonar los colores

El 15 de abril de 2018 se estrenó mi obra “Música en Colores” para orquesta y coro infantil, obra encargo de Musicaeduca con motivo de la celebración del IV Encuentro Nacional de Escuelas Musicaeduca en el Auditorio de Zaragoza.

Tras el proyecto “Música 5 sentidos”, Eva Alonso y Juan Antonio Jiménez me encargaron componer una obra para la Orquesta y Coro Musicaeduca que tratara de englobar parte de la filosofía de este proyecto en torno a las notas musicales y los colores y sentimientos que se relacionan con ellas. En definitiva: poner música a los siete colores del arco iris, cada uno de ellos identificado con una de las notas de la escala natural.

Pero… ¿cómo suena el rojo? ¿y el violeta? Existen muchas teorías que relacionan los colores con la música. Yo me inspiré en la teoría de los siete Chakras, ya que está muy en relación con la aromaterapia egipcia, en la cual se inspiró el proyecto “Música 5 sentidos” para los perfumes de cada una de las notas. Se dice que los chakras son centros de concentración y producción energética corporal, siendo la luz solar nuestra mayor fuente de energía, una luz cuyo espectro visible se divide en siete diferentes tonalidades de color: rojo, naranja, amarillo, verde, azul claro, azul oscuro y violeta. Esta teoría no sólo relaciona cada color con un chakra y una nota musical, sino que también lo identifica con un elemento de la naturaleza y una sensación o pensamiento.

http://usahispanicpress.com/la-energia-la-musica/

Relación de los colores con notas, elementos y estados de ánimo

Así, en mi obra podemos escuchar seis pequeños movimientos, cada uno de ellos relacionados con un color y con sensaciones que he tratado de reflejar tanto en la música como en el texto coral. Pero antes sonará una introducción en la cual el coro nos invita a escuchar “los colores del arco iris”. A continuación paso a explicar brevemente cada uno de los movimientos de la obra:

INTRODUCCIÓN

Vamos a cantar los colores del arco iris
que como todos saben son:
Rojo, naranja, amarillo y verde, y dos tipos distintos de azul
Y con el color violeta los siete ya están,
y siete son las notas de la escala musical

Cada nota suena y nos lleva hacia un color,
un color que nos produce una emoción

Vamos a cantar los colores del arco iris
que (…) 
y siete son los pulsos que nos marca este compás.

¡Colores, colores! Vamos a cantar siete notas del arco iris
y comenzamos con el Do.

La introducción comienza en la tonalidad de La Mayor, con algunos acordes de los modos lidio y mixolidio, lo que le da un cierto “color modal”, que estará presente a lo largo de toda la obra. Lo más significativo de este movimiento es el compás de 7/8, que hace referencia a los siete colores del arco iris, algo que como podéis observar en el texto, el propio coro nos lo indica.

Con un tempo “Vivo” y un estribillo que utiliza como intervalo protagonista a la 3ª Mayor he querido reflejar la alegría y vitalidad que transmiten los colores cuando se encuentran todos juntos. La introducción finaliza en la tonalidad de Do Mayor, momento en el que el coro nos presenta el primer movimiento cantando a cappella la nota que lo protagoniza: DO.

ROJO (nota Do)

Rojo es el color del Do
Madre Tierra, dame fuerza,
confianza y valor
Rojo es el color del Do
Siento en mí fuerza y valor
Tengo poder, seguridad
Pongo el pie en la Tierra

El Rojo simboliza la Tierra y, según la teoría de los chakras, es un color que siembra valor, energía y confianza. Para representar estas emociones elegí el intervalo de 5ª Justa, que está muy presente a lo largo de todo el movimiento. De hecho, el primer acorde está formado por dos 5as justas (DO-SOL-RE), un acorde que se va formando poco a poco en los instrumentos graves, a partir de una nota pedal DO que hacen los cellos y contrabajos.

Sin embargo, tanto este acorde como los siguientes, no son acordes limpios y estáticos, sino que tienen movimiento en su interior. Esto es porque la cuerda interpreta cada una de sus notas a través del trino, un efecto que consiste en la alternancia de dos notas adyacentes. Con este efecto quise representar tanto el movimiento interno de la Tierra como el de nuestro aparato digestivo, punto donde se sitúa el chakra del color rojo (1er chakra: Muladahra).

NARANJA (nota Re)

¡Re! ¡Re! ¡Re!
Naranja, naranja, naranja…
¿Oyes el agua, gota a gota?
Es el color naranja, el bienestar
Y ese placer del agua al caer
me hace olvidar mis miedos y
confiar en mí

El color Naranja representa el elemento del Agua, algo que he plasmado a través de distintos efectos: el coro haciendo un sonido de cascada, el Glockenspiel dando pequeños toques como si fueran gotas de agua cayendo, la cuerda en pizzicato y col legno battuto imitando el “chapoteo” en el agua y el viento madera tocando de forma un tanto desordenada la nota RE a distintas alturas y pulsos, también como pequeñas gotas de agua.

El movimiento está compuesto en el modo de Re mixolidio y tanto coro como orquesta crean un ambiente de relajación, bienestar y placer, emociones propias de este segundo chakra (Svadhisthana).

AMARILLO (nota Mi)

Siento el fuego en mi interior,
ya no tengo miedo
Amarillo es el color de la felicidad
¡Fuego, fuego! Nada puede ya pararme,
nadie puede controlarme
¡Siento el fuego, siento el fuego!

Siento el fuego en mi interior,
Yo ya nada temo
Voy a confiar, voy a despertar
Siento el fuego dentro
que me da seguridad
Amarillo, amarillo es el fuego
Es el color del Mi

El movimiento anterior termina con el coro diciendo que gracias al poder del agua uno puede olvidar sus miedos y confiar en sí mismo. El hecho de que la última sílaba sea “mí” (“confiar en mí”) y que el movimiento del Amarillo comience justo en ese momento con el acorde de Mi m fue algo totalmente intencionado. La idea de unir estos dos movimientos me pareció particularmente atractiva debido al contraste entre la relajación y sensualidad del Naranja frente a la energía y vitalidad del Amarillo.

El Amarillo representa el fuego e inspira una sensación de poder y seguridad. Para representar el fuego utilicé algunos efectos orquestales como los rápidos arpegios ascendentes y descendentes de flautas y clarinetes y el trémolo en cuerda, piano y percusión. No tuve duda en utilizar una tonalidad menor para dicha representación (Mi menor), pero si me hubiera mantenido dentro de la tonalidad habría sonado demasiado “trágico”, y se trataba también de representar el poder, la sensación de libertad y seguridad. Por ello utilicé el IV mayor, un acorde procedente del modo dórico y que, según mi opinión, creo que es lo que le da ese carácter tan “épico”, además por supuesto del heroico solo de las trompas.

El coro también contribuye a esta generación de energía tan activa con el uso del ritmo de negra+corchea en el compás de 12/8, presente a lo largo de todo el movimiento.

VERDE (nota Fa)

Siento algo en el corazón (Amor)
¿Puede ser? ¡Sí! Es el amor
Es extraño pero valioso
Es bondad, es gracia, es verdad, es alma
Es el cariño del ser querido
Es amor, sí, ¡es amor!
Y quiero darlo a los demás
Verde es el color, es el amor

Tras el movimiento agitado del Amarillo se produce un punto de inflexión en la obra, ya que aparece una sección a modo de interludio que retomará el tema principal de la Introducción. Pero ya no es el tema vivo y alegre que escuchamos al principio, ahora es un delicado solo de flauta, al cual le contesta el clarinete. Ambos solos surgen desde una masa sonora de viento (el elemento que representa el Verde es el Aire), creada por todos los instrumentos de viento y por un instrumento de percusión denominado “tambor de trueno”. Tras esto, el tutti orquestal aparece de forma intensa y profunda, pero esta intensidad frena de golpe y desemboca en un ligero 3/4 marcado por los pizzicatos de cellos y contrabajos.

En este movimiento se produce un pequeño diálogo entre las dos voces del coro, pues parece que la primera voz está sintiendo algo que no sabe qué es, y es la segunda voz quien se lo “chiva”: es el amor. El Verde simboliza el amor y el cariño, y esto lo reflejo a través de melodías sencillas pero que inspiran en gran medida esa felicidad que nos produce el sentirse amados. El movimiento está en la tonalidad de Fa Mayor, aunque tiene algunas armonías procedentes del modo mixolidio.

AZULES (notas Sol y La)

Azul, azul, azul
Azul claro y oscuro
El La y el Sol se unen para hablar:

[Sol] Hablo, oigo, escucho, digo la verdad estoy tranquilo, soy creativo/a, soy abierto/a, claro/a y honesto/a, doy las gracias, expreso lo que siento, encuentro el equilibrio, me cuido, estoy en paz, soy éter, éter, éter…

[La] Veo, intuyo, comprendo, imagino, me concentro, veo con claridad, me busco, me encuentro, me acepto como soy, aprendo lo que vivo, confío en mi intuición, estoy en paz, soy tiempo, tiempo, tiempo…

En este movimiento uní las notas SOL y LA, ya que ambas corresponden a tonalidades azules. Esta idea, sumada al hecho de que sus simbologías están relacionadas con el habla y la creatividad respectivamente, me permitió crear una textura diferente a las que había utilizado hasta ahora.

Es el movimiento más distinto de todos los que conforman la obra, y no sólo por su textura (peculiar especialmente en la parte hablada del coro), sino también por su armonía, que no tiene las referencias modales que tuvieron los anteriores movimientos. Es una armonía compuesta por acordes de 7ª fundamentalmente, uno de ellos es un acorde disminuido con 7ª Mayor, una cita de uno de mis compositores favoritos, Leonard Bernstein (que lo utilizó en su célebre “West Side Story”). Este acorde, junto a otros acordes de 7ª, aparece en varias ocasiones al principio del movimiento, creando un ambiente un tanto místico y misterioso. 

VIOLETA (nota Si) 

Si es el violeta (Si, Si, Si…)
Es la armonía del Todo
Es la belleza natural
El Universo escucha los colores:

Rojo, naranja, amarillo y verde,
y dos tipos distintos de azul
Y con el violeta los siete ya están

¡Es la Música en Colores!

El Violeta aparece introducido por una pedal de Si en los instrumentos graves cual latido de corazón. Sobre esa pedal comienzan a sonar los distintos temas que hemos ido escuchando a lo largo de la obra: el tema del Rojo, el Naranja, el Amarillo… Todos los colores se van uniendo poco a poco como símbolo de la Armonía del Todo, de la Belleza Natural y desembocan en una coda de carácter triunfal, donde el coro nos vuelve a cantar el texto de los siete colores, que finaliza con el título de la obra en la tonalidad de La Mayor, con la que comenzó.

 

Y así llegamos al final de una obra que para mí ha sido una hermosa experiencia en todos los sentidos, y que espero que todos aquellos que la escuchéis en algún momento la disfrutéis tanto como yo he disfrutado componiéndola y dirigiéndola. ¡Llenemos nuestra vida de colores!

Aquí podéis ver el vídeo del estreno. ¡Espero que os guste!

 

6 comentarios en “Haciendo sonar los colores

  1. En el centro donde trabajo, utilizamos muchas canciones del Músicon para Musicoterapia. Ahora la canción de los colores, me parece una gran idea ya que mis alumnos con Autismo, tocan el piano gracias a ellos. Como puedo acceder a esta música?

    • Hola Pilar,

      De momento no hay más que una grabación del estreno, pero puede que en un futuro hagamos algo más. Todo lo que se haga en torno a la obra lo publicaré en el blog.
      ¡Gracias por tu interés!

  2. Hola, me gustaria debatir sobre esto con quien hizo este proyecto. Soy musico ademas de ser una persona synestesica. los colores como los perciben en el mundo musicalmente son C= ROJO D=AMARILLO A=VERDE G=NARANJO SON EJEMPLOS BASICOS. PERO INFLUYEN MUCHOS FACTORES. SALUDOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s